Política de Cookies: Este sitio web utiliza cookies. Si continúas navegando aceptas el uso de las cookies. Más información. ACEPTAR

Bestias de la turba

Bestias de la turba

5 whiskies escoceses por encima de la media en calidad y por debajo de 35 euros

Los dos extremos en cuestión de gustos:

No importa si el whisky proviene de Irlanda, elaborados sin turba mayormente, o de un pequeño pueblo de las tierras altas de Escocia, con turba y a veces, con mucha, siempre estoy en busca de cosas nuevas.

Algunas personas prefieren el whisky con mucha turba, cuanto más ahumado mejor, tendencia al alza, por cierto. Otras personas prefieren los whiskies mucho más suaves, como los de Speyside o de Lowlands.

Obviamente, cada uno de nosotros tiene diferentes gustos, y afortunadamente hay una variedad increíble de whiskies para encontrar. Solo hay que echar un vistazo en Pinterest, por ejemplo, no te los acabas…

Hay que ir poco a poco, sin embargo.

Por mi parte, empezaré con 5 de mis whiskies escoceses favoritos, y que salen por menos de 35 euros.

Después de leer un poco, verás enseguida que, efectivamente, para algunos momentos, soy uno de esos amantes de los whiskies ahumados, los llamados ‘bestias de la turba’, aunque tengo que confesar que los del otro extremo, el de los whiskies suaves, también los prefiero en otros ciertos momentos.

Espero que disfrutéis de la lectura.

 

Finlaggan Original Peaty  

Es un whisky de malta de Islay con un 40% de alcohol. El nombre de la destilería de la que proviene se mantiene en el más estricto secreto, pero algunos dicen que se trata de un joven whisky de Lagavulin.

Tengo que decir que cada vez que tomo un sorbo de este Finlaggan, ¡madre mía! que maravilla de whisky por este precio. Por supuesto, es obvio que hay que amar la turba.

Para aquellos que prefieren un Finlaggan con más longitud y fuerza, entonces deberían probar el ‘Cask Strength’ de esta marca. Este es un whisky muy ahumado con casi el 59% de alcohol. Graduación que le viene dada al no haberlo diluido con agua antes de pasarlo a la botella, va directo desde el barril.

Después de haber tragado el primer sorbo, los sabores siguen viniendo y viniendo. Éste está justo por encima de los 35 euros, pero no podía resistirme a mencionarlo. En lo que a características se refiere y precio, es una alternativa perfecta al whisky de malta Ardbeg 10 años.

 

Islay Storm

Otro gran Single Malt secreto de la región de Islay.

Sospechas: Como la botella tiene la misma forma que las botellas tan características de Bruichladdich, muchos piensan que viene de esta destilería, pero, otros piensan que podría tratarse perfectamente de un whisky de malta Bunnahabhain ligeramente ahumado.

Esta entrega tiene unos seis años de edad. No tan ahumado como algunos de los whiskies clásicos de Islay, pero muy suave y con mucho sabor al mismo tiempo.

Lo recordaré siempre; este fue uno de mis primeros whiskies de Islay que probé y ya en ese momento me pareció un muy buen whisky por ese precio. Desde entonces, lo he tenido siempre en mi colección. Para aquellos que quieran empezar a experimentar con el whisky de turba, éste es sin duda, el que les recomendaría.

 

anCnoc 12 años

Una copita ligera perfecta para un aperitivo.

Viene de la destilería Knockdhu, que no Knockando. Cambiaron el nombre de sus whiskies por el de anCnoc para evitar posibles confusiones.

Solía ​​beber este fantástico whisky con mis amigos cuando yo todavía vivía en Holanda. Me es realmente difícil ver este ‘Scotch’ aquí en España y creo que es una lástima.

¿Por qué tomamos anCnoc? Porque es un buen whisky con notas claras de miel y limón refrescante. Ligero pero complejo. Se bebe, pero apenas se nota. Es suave y tiene un largo final. Hay muchos tipos diferentes de anCnoc también ahumados, pero simplemente preferimos éste. ¡Gracias chicos por todos esos momentos agradables que hemos pasado juntos!

 

The GlenDronach 12 años

Otro favorito de los míos. Aunque éste es completamente diferente. Esto se debe a los barriles de Pedro Ximénez y de Oloroso donde ha sido envejecido durante 12 años.

Este whisky me recuerda a una fiesta a la que asistí en 2010, allí en los Países Bajos. El whisky de malta se estaba haciendo más y más popular en mi país.

El camarero me preguntó que qué me apetecía tomar. Como de costumbre y para empezar, pedí una cerveza.

Entonces, de repente vi en una esquina a unos amigos míos que reían, fui hacia allí y vi que tenían pequeños vasos en sus manos con un poco de líquido de color marrón oscuro. Les pregunté que qué era, y me contestaron que era una nueva ginebra holandesa ‘jenever’ envejecida y que venía de una nueva destilería artesanal… nada de eso.

Puse mi nariz sobre la copa y me quedé totalmente asombrado; ¡qué aroma! Nunca había olido algo semejante en mi vida. A partir de entonces me enganché al whisky de malta GlenDronach.

Es un whisky dulce, potente, con cuerpo y además hay que decir que ha ganado muchos, muchos premios en las ferias y concursos internacionales de whisky. Y entiendo el porqué.

Ya que cuenta con una amplia gama de edades, creo que vale la pena probar al menos tres o cuatro whiskies de esta destilería. ¡Disfrútala!

 

Laphroaig 10 años

Y por último, pero no menos interesante, tenemos el Laphroaig 10 años.

Éste es uno de mis más fa-vo-ri-tos.

Quizá parezca raro, pero para mí, una de las cosas más agradables sobre el whisky de turba es hacer lo siguiente: después de saborear uno de estos fantásticos whiskies ahumados, dejo la copa vacía, sin lavar y tapada toda la noche. Al día siguiente, bajo y compruebo de nuevo ese olor penetrante a turba que perdura en la copa vacía. Además de mantener ese olor tan característico, se vuelve más y más dulce, por la influencia de la madera.

Personalmente, prefiero tomar una copita de este tipo de whisky después de una buena comida, y si es posible, con buena compañía y si además aprecia como yo esta joya líquida ¿qué más se puede pedir?

Últimamente, de Laphroaig, he probado también los acabados en diferentes maderas, como el ‘Triple Wood’, 'Quercus Alba' y de Porto, y tengo que admitir que estos acabados se transforman en whiskies mucho más ricos en aroma y sabor en boca, aunque salen más caros. La combinación del toque de estas maderas con whisky de turba de Laphroaig se tiene que probar, si se tiene la posibilidad.

Sinceramente espero que disfrutéis de este whisky tanto como yo ya he hecho durante tantos años.

Un apunte sólo para los que aman realmente la potencia de la turba; el buque insignia de los ahumados sería el whisky Port Charlotte Scotish Barley de la destilería Bruichladdich. ¡Insuperable!

Slàinte!

Geer

Deje un comentario

* Nombre:
* Email: (No publicado)
   Website: (Url de la web http://)
* Comentario:
Escribe el código